El Gobierno comenzó a redistribuir los fondos que ingresaron a las arcas del Estado mediante el Aporte Extraordinario a las Grandes Fortunas que aprobó el Congreso el año pasado. Se trata de 145 mil millones de pesos que serán destinados para hacer frente a las urgencias sanitarias y económicas que impone la pandemia.

La redistribución de estos fondos será acorde a lo que estableció la ley sancionada por el Congreso: política sanitaria (20%), subsidiar a las pymes para sostener los puestos de trabajo (20%), inyectar más recursos en las becas Progresar (20%), mejorar condiciones habitacionales de los barrios populares (15%) y apuntalar la inversión en el sector gasífero (25%).

 

Es por esto que Martín Guzmán destacó que «tiene un gran valor para lidiar con los complejísimos desafíos que trae la pandemia». «Nos ayuda a financiar políticas esenciales para sostener a nuestra sociedad de pie, de una forma progresiva y que ayuda a la estabilidad macroeconómica», señaló el ministro de Economía.

El dinero se destino a:

  • $29.000 millones destinados al Ministerio de Salud para la compra de vacunas, medicamentos, elementos de protección. Esto incluye «la adquisición de insumos críticos para la prevención y la compra y/o elaboración de equipamiento médico».
  • $29.000 millones destinados al Ministerio de Educación para reforzar el Progresar que acompaña a las y los estudiantes. Se trata de un incentivo económico y un importante estímulo personal en todos los niveles de formación durante su trayectoria educativa y/o académica.
  • $36.000 millones destinados a la Secretaría de Energía para programas y proyectos de exploración, desarrollo y producción de gas natural, actividad que resulta de interés público nacional.
  • $22.000 millones destinados al Fondo de Integración Socio Urbana (FISU). Será con el objetivo de «mejorar la salud y las condiciones habitacionales de los habitantes de los barrios populares».
  • $29.000 millones para el Ministerio de Trabajo con el objetivo de sostener el empleo y las remuneraciones de los trabajadores de las micro, pequeñas y medianas empresas.