En una semana en la que aumentaron las restricciones de circulación en el AMBA, para bajar los contagios de Coronavirus, el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós, adelantó que si se reducen los positivos en territorio porteño “vamos a proponer que desandamos paulatinamente las medidas de restricción” después del 17 de julio, último día de la cuarentena estricta.

“En los últimos 8 días tenemos cierto de nivel de estabilización en la curva de contagios, con picos y valles”, señaló el funcionario en una conferencia de prensa, y atribuyó esa mejora “al trabajo del Estado para buscar proactivamente los casos positivos” y “al enorme esfuerzo que está haciendo la gente, algunos convencidos y otros no tanto”.

En ese sentido, Quirós enumeró los 70 mil test de PCR (que diagnostican COVID-19) que se hicieron hasta hoy y los más de 60 mil test serológicos (que identifican si una persona tuvo la enfermedad por los anticuerpos que detectan) que “nos permiten distanciar a los contagiados”.

“Ya tenemos cerca cuatro mil personas en hoteles, con un esfuerzo económico y social importante de la Ciudad”, indicó.

“Todas estas medidas van impactando y conteniendo la curva. Si se logra bajar el número de casos, vamos a proponer desandar paulatinamente las medidas como ya lo hicimos antes”, insistió.