En total se vendieron 176 propiedades y desde el año pasado comenzó a implementarse la modalidad online. En la primera subasta de 2021 se obtuvieron más de $ 91.000.000. Las ganancias se derivan al Fondo Educativo Permanente, en el marco de la Ley 52.

La Ciudad de Buenos Aires realiza subastas online de inmuebles que pertenecían a dueños ya fallecidos, de los que no existen sucesores con vocación hereditaria o herederos testamentarios, con el objetivo de que estas propiedades puedan ser liquidadas y el monto producido sea derivado a la educación pública, en el marco de la Ley 52 (Régimen de las Herencias Vacantes).

La iniciativa forma parte del plan de gestión que viene llevando a cabo la Procuración General porteña. Las subastas se publican en periódicos de circulación masiva, en los Boletines Oficiales de la Nación y la Ciudad y en la página institucional de la Procuración General del Gobierno porteño, para que los interesados pueden consultar las bases, condiciones de venta y descripción de los mismos. También en la página web del Banco Ciudad de Buenos Aires (http://subastas.bancociudad.com.ar) se encontrarán publicados los respectivos catálogos y condiciones de las propiedades.

El procedimiento funciona así: los interesados para ofertar pueden inscribirse hasta 48 horas antes de la fecha anunciada. Previamente deben ingresar una garantía de oferta para el o los inmuebles que pretendan pujar, la que será devuelta en caso de no resultar adjudicatario. Participan de la subasta con una especie de “alias”, lo que impide que puedan ser identificados por los demás y garantizar de esa manera las mejores condiciones de transparencia.

Sin perjuicio de ello, y como estas subastas son públicas, cualquier persona puede ese día, aún sin ser postor, seguir su desarrollo desde la página del Banco Ciudad.

En la primera subasta del año, realizada en marzo, se lograron vender seis de los ocho inmuebles ofrecidos, por lo que se obtuvo una recaudación que superó los $ 91.000.000.

La Ciudad recaudó en los últimos cuatro años más de 600 millones de pesos para la educación pública.

Lo recaudado durante los últimos cuatro años

  • Durante el 2017 se subastaron 58 inmuebles, lo que arrojó una recaudación de $ 79.585.500.
  • En 2018, 58 inmuebles, con una recaudación de $165.675.000.
  • En 2019, 44 inmuebles, con una recaudación de $ 202.090.000.
  • Y en 2020, 16 inmuebles, con una recaudación de $ 171.430.000.

En 2020 se había programado una primera subasta presencial para el 25 de marzo. Con motivo de la pandemia, la misma tuvo que ser suspendida. Ante esta situación, se resolvió junto con las autoridades del Ministerio de Educación e Innovación mantener una conducta expectante, por lo que luego se implementó a través del Banco Ciudad la modalidad online: la primera subasta del 2020 se llevó a cabo el 28 de octubre, mientras que la segunda se realizó el 14 de diciembre.

Cómo es el proceso de selección de inmuebles

La Procuración General de la Ciudad toma conocimiento sobre inmuebles vacantes por distintas vías:
* A través de Denuncias de Herencias Vacantes (cualquier persona física o jurídica que efectúa esta presentación administrativa).
* Por vista de expedientes judiciales de Aseguramientos de Bienes, de determinaciones de capacidad, por ejecuciones de expensas, por prescripciones adquisitivas o por oficios recepcionados de dependencias judiciales y/o administrativas.

Una vez anoticiada la Procuración General, el Departamento de Herencias Vacantes inicia los sucesorios o toma la debida intervención en expedientes ya iniciados y procede, luego de las instancias de rigor, a solicitar la reputación de vacancia, a designar curadores y finalmente a liquidar el acervo de los causantes.

Gracias a esto se gesta y se promueve un mecanismo eficiente y productivo que permite cumplir en forma rápida y efectiva los objetivos: derivar el producido de los inmuebles al Fondo Educativo Permanente con el fin de que puedan ser utilizados en inversión pública educativa.

A través de este proceso, la Procuración General de la Ciudad impulsó un plan de gestión que implicó definir cursos de acción concretos, acelerar el trámite de los juicios, establecer una programación de subastas anual con base en un stock de inmuebles en condiciones óptimas para ser vendidos (desocupados, con títulos perfectos y sin deudas de expensas), mejorar los plazos de firma del boleto de compraventa y escrituración y, sobre todo, dotar al procedimiento de seguridad jurídica, de transparencia y confiabilidad.

Subastas transparentes

En estos años se han llevado a cabo acciones positivas y directas para mejorar la gestión y la transparencia:

  • La Procuración General, los ministerios de Educación e Innovación porteños y el Banco Ciudad trabajaron en conjunto plasmando el resultado de esta tarea en un Convenio Marco de Cooperación, bajo un programa denominado “SUBASTAS TRANSPARENTES”, que tiene por fin establecer relaciones de cooperación, complementación, asistencia recíproca e intercambio administrativo a los fines de mejorar la custodia, exhibición, tasación y realización de los bienes inmuebles que componen el acervo de sucesiones vacantes, con el objetivo de lograr mayor eficacia y mayores beneficios económicos para ser derivados a la educación pública.
  • También se generó una red de difusión masiva que permite que las fechas y horas de subasta lleguen a más interesados, a los fines de generar confianza y mejorar la concurrencia de personas en forma independiente, sin ningún tipo de intermediarios.

• Del mismo modo se confeccionan catálogos por cada subasta que incluyen foto actualizada del inmueble, antigüedad de la construcción, usos permitidos, expensas comunes, servicios existentes y condiciones de venta.

• Por otro lado, se han puesto a disposición vías de comunicación telefónica directas con el sector de Herencias Vacantes de la Procuración General para ampliar información de cada uno de los inmuebles.

• En todos los aspectos del proceso se promueve la difusión de que no se necesitan intermediarios que impongan u ofrezcan servicios de intermediación en el remate a realizarse y que lo pueden hacer con total libertad y seguridad en la elección y concreción de sus compras, excluyendo la falsa premisa de que es necesario acordar con “La Liga” para acceder al objetivo propuesto. Esto está explicitado en la publicidad gráfica de cada subasta y se efectúan las denuncias correspondientes en caso de advertir cualquier tipo de irregularidad al respecto.

• Esta tarea tuvo muy buenos resultados: en los últimos años el 90 % de los inmuebles subastados en el marco de la Ley 52 han sido adquiridos por particulares que se han informado directamente en sede de esta Procuración General como en la entidad bancaria, lo que implicó que al momento del remate pudieran participar sin temores ni inconvenientes, logrando que dichos inmuebles puedan ser comprados por quienes desean acceder a su primera vivienda o tengan genuinas intenciones de inversión.

Este miércoles 28 de abril, la Ciudad lleva a cabo la segunda subasta del año con seis inmuebles:

1) Presidente José Evaristo Uriburu 1219. Base: $6.600.000.
2) Adolfo Alsina 2747 PB «D». Base: $8.300.000.
3) 95% indiviso Laprida 1862/66. Base: $ 11.500.000.
4) Avenida Pavón 1923/27. Base: $6.980.000.
5) Teniente General Juan Domingo Perón 1672. Base $8.870.000.
6) Laprida 1290/96, esquina Charcas 2907 Base: $12.500.000.