La fallida broma del presidente Alberto Fernández sobre los “argentinos que descendemos de los barcos” sigue generando polémicas a nivel internacional. Este viernes el presidente brasileño Jair Bolsonaro, que ya había tuiteado chicaneando sobre los dichos del mandatario argentino, volvió a cuestionarlo, calificándolo de “retrógrado”.

Durante su habitual transmisión en vivo por redes sociales de los días viernes, Bolsonaro volvió a referirse a la polémica frase del Presidente argentino mientras mostraba la foto que con la que había ironizado en Twitter a pocos minutos de que se viralizaran los dichos de Alberto.

“Lo primero que puedo decir es que la rivalidad es sólo fútbol. No habiendo fútbol, los hermanos son mis hermanos. Quiero lo mejor para Argentina porque al final de cuentas cuando tenemos vecinos prosperando es una señal de que esto es bueno para todo el mundo”, comentó el presidente brasileño, pareciendo querer barjarle el tono al incidente.

Pero acto seguido pasó a comparar a Alberto con el presidente venezolano: “Ahora me acuerdo cuando asumió Maduro con la muerte de Chávez, Maduro habló una vez de que recibía visitas de pajaritos encarnados, como si fuese Hugo Chávez y él hablaba con los pajaritos”. Y añadió, volviendo a insistir con su tradicional denuncia del “socialismo” del Frente de Todos: “Yo creo que Maduro y Fernández, estos dos de acá, con todo el respeto al pueblo argentino, no hay vacuna que cure del socialismo y de la cuestión bastante retrógrada de la cabeza de esas dos personas”.

Para terminar, intentó volver al tono conciliador, con un mensaje hacia la ciudadanía argentina: “Ustedes son importantísimos para nosotros y nosotros para ustedes. Tenemos algunos negocios en proceso, somos parte del Mercosur y no llevo en consideración eso que dijo Fernández, lo tomo como una broma”.

Finalmente, el mandatario le pidió su opinión sobre el incidente a su ministro de Turismo, Gilson Machado Neto, quien señaló: “Yo tengo mucho orgullo de haber venido de la selva. Tengo mucho orgullo de tener el país que tiene la selva más preservada del mundo”. Bolsonaro no perdió la oportunidad para seguir ironizando a costa del presidente argentino y le pidió a su funcionario que, ya que viene de la selva, haga el “grito de Tarzán”.