Pudimos recuperar los baños de la cancha, los vestuarios del albergue, pusimos una nueva instalación eléctrica. Colocamos más de 700 m² de membrana en los techos, limpiamos los desagües y restauramos los gimnasios de musculación y boxeo. Además renovamos la pintura y cartelería.
El deporte es para nosotros una política de estado, tenemos la responsabilidad y obligación de fortalecer cada una de nuestras instituciones deportivas. Queda mucho por hacer todavía y estamos demostrando que se puede, porque hay ganas, convicción, voluntad de trabajo y decisión política.