Dante Camaño destacó el espíritu del gremio y pidió controlar la inflación

Con reconocimientos, disculpas, agradecimientos y recuerdos, el secretario general de los gastronómicos porteños comenzó su discurso en la nueva noche mágica donde los trabajadores festejaron su día, que se recuerda el 2 de agosto.

Abrazos, emociones, anécdotas, reencuentros, felicidad en cada rincón de los amplios salones de La Rural, en Palermo, donde se concentró una gran cantidad de gente (se presume la más importantes en los últimos años). Nada detuvo a la gran familia gastronómica. Ni el mal tiempo ni la veda electoral.

Dante Camaño, con la Comisión Directiva del gremio en el escenario, explicó y pidió disculpas por el tema relacionado con las elecciones, “pero el predio se alquiló hace más de un año y el Gobierno luego decidió la fecha de las PASO”, dijo y anunció, en el final de su alocución, que el próximo festejo se realizará el 11 de agosto de 2018.

Jorge Formento con su calidez de siempre dio comienzo al evento y rapidamente contagió al público que se acercó a la pista de baile, mientras los padres llevaban a sus hijos a los juegos inflables. Numerosas personalidades participaron de la reunión, entre sindicalistas, empresarios del sector, políticos, funcionarios y de la cultura.

Nahuel Pennisi le puso la voz y la guitarra al acto central del festejo. El joven, que pasó de artista callejero a ser revelación del festival de Cosquín, fue el encargado de interpretar el Himno Nacional.

De esa manera se desarrollaba la fiesta, revalidando el espíritu del gremio, como señalo Camaño, “que es la alegría, el trabajo, la tolerancia, la inclusión, saber ser hospitalario, sobreponernos a todos los inconvenientes, sobretodo los que hoy vive el sector”.

Fue allí donde explicó los problemas, que afectan a los trabajadores. “El sector del turismo la gastronomía y la hoteleria sobrevive por si mismo con trabajo y con sacrificio, aun en estos días de que las cosas no funcionan como deberían. De los 10 millones de turistas que deberían ingresar vienen menos de 3 millones, y 18 millones de argentinos se van a gastar sus divisas afuera. Eso lo tenemos que revertir, esperamos que el año próximo, el gobierno tome medidas mas duras”.

Habló de la libertad de comercio, pero fustigó al empresariado argentino que “no tiene responsabilidad”. “Cuando en Europa o Estados Unidos la venta baja, se trata de bajar los precios, para equilibrar la inflación”. También expresó su deseo de decir en la próxima fiesta que “mejoró la cosa”. “Tenemos expectativas, ya hay mas congresos programados y tenemos muchos mas cruceros y a Dios gracias, en 2018, vamos a ser la capital de los juegos olímpicos de la juventud, por lo que esperamos alrededor de 70 mil extranjeros, esperemos que eso ayude a compensar”.

Camaño se refirió a las elecciones y la veda. Explicó que el sindicato no decide las cosas de un día para el otro. “La fiesta la tenemos comprometida hace mas de cinco años y pagada hace mas de un año y los compañeros, para que ustedes la puedan disfrutar, están desde el lunes trabajando para armar todo esto que tenemos, y mañana y pasado van a estar trabajando para desmantelar. Así que estamos ejerciendo nuestro legitimo derecho de divertirnos y festejar el día del gremio”.

Finalmente expresó su deseo de felicidad para todos, “y que el año que viene nos volvamos a encontrar reunidos con muchas expectativas de un país mejor” y adelantó que la fiesta el año que viene será el 11 de agosto, “pero que a nadie se le ocurra hacer otra elección”, terminó Camaño ante el aplauso y risas de la gente.

En la oportunidad fue presentada la flamante Reina de la Hospitalidad, Andrea Jimena Delgado, del Hotel Four Seasons, acompañada por Victoria Hewitt Lovera (22) del Alvear Palace Hotel, primera princesa y Camila Franco (23), de Sorrento Madero, segunda princesa, Miss Elegancia Ernestina Schaad Couat (23), del Hotel Sofitel Buenos Aires y Miss Simpatía, Solana Testino (26), de Uthgra Central.

El trabajo de cocineros, mozos y camareros fue intenso, profesional, hospitalario. Luego de la abundante entrada, un show de rayos láser y la música, comenzó el baile. Miles de personas coparon la pista donde, luego del plato principal, se presentó el show artístico que tenía como atracción a “El Polaco”, con su conjunto de cumbia.

 

Deja una respuesta