Luego de las declaraciones del ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni en favor del uso de las pistolas Taser, Santiago Cafiero afirmó que el Gobierno no analiza que las fuerzas de seguridad porten dichas armas .

“Lo que seguimos es nuestra línea de seguridad. Hoy ese no es el debate. El debate es la violencia, la pérdida de una vida, de una familia que se destruye», justificó Cafiero, en diálogo con la prensa, al encabezar un homenaje al padre Basílico “Bachi” Britez a un mes de su fallecimiento.

 

Asimismo, el ministro coordinador determinó que las jurisdicciones provinciales tienen “autonomía” para decidir si implementan o no el uso de las pistolas taser. Vale destacar que, por decisión de la ministra Sabina Frederic, se derogó en diciembre pasado el protocolo de utilización de las armas para las fuerzas federales hoy discutidas por diversas autoridades. La normativa había sido establecida en mayo del año pasado por la anterior ministra, Patricia Bullrich.

Berni aprovechó la tragedia del policía federal Juan Roldán, que este martes fue víctima de un ataque callejero con un cuchillo en el barrio de Palermo para revivir un enfrentamiento que había sostenido con su par nacional Sabina Frederic a principios de año, remarcando que “la gente que discute” la utilización de ese tipo de armas por la policía, lo hace desde un punto de vista “ideológico” y porque “no está en la calle”.

También sostuvo que el hecho tiene que servir para que el Estado “revea muchas posturas que adopta a la hora de generar protocolos”. “Lo que pasó ayer vale la revisión de ciertas cuestiones ideológicas que no valoran la vida de la yuta y tienen a la policía como moneda de cambio”, planteó Berni. Y agregó: “La Taser es fundamental para situaciones de las características de lo que pasó ayer en Palermo. Un policía puede sacar un arma basándose en la razonabilidad de la fuerza, lo que a uno le permite usar la legítima defensa. El cuchillo parece un arma inofensiva, pero resulta ser letal”.

“En el 2020 no podemos estar discutiendo si la Taser sí o no por una cuestión ideológica”, insistió. “La gente que discute las Taser no está en la calle y no tiene el riesgo que sus hijos sean apuñalados. No hay duda que con las Taser nos evitábamos dos muertos. En esta situación, la ideología no se puede entrometer. Quiero saber qué pensaría la gente que dice que las taser son como las picanas si el oficial Roldán fuera hijo de ellos”, añadió.