Este miércoles el nuevo secretario de Energía Darío Martínez analizó el escenario energético nacional para el mediano y largo plazo, enfatizando la centralidad de YPF y de los proyectos hidrocarburíferos en Vaca Muerta. “Más allá de si se descongelan o no las tarifas, vamos a un esquema de hacer más eficiente el subsidio”, definió.

Durante una entrevista con Ámbito Financiero, el funcionario explicó que en nuestro país las decisiones energéticas de los últimos años “no acompañaron el largo plazo, fueron más bien coyunturales y sobre todo contradictorias”. “Esta generó un grado de desconfianza en el sector energético, sobre todo en la industria, y esa desconfianza se refleja en la falta de inversión y la falta de inversión no solamente hace que se pierdan puestos de trabajo, sino que lo que se pierde es la capacidad de generar energía por parte de un país. Y eso es lo que hoy estamos padeciendo”, definió.

Por eso, planteó que principal prioridad para el sector pasa por “reconstruir esa confianza, para reconstruir la previsibilidad y los objetivos a medianos y largo plazo fundamentales para cualquier esquema de inversión”.

En relación con los proyectos para incentivar la producción de gas, anticipados hace algunos días por el presidente con el anuncio del Plan Gas, detalló: “El declino que tenemos hoy en la producción de gas tiene que ver con la falta de inversión, que tuvo que ver con decisiones contradictorias entre sí. Entonces las inversiones no siguieron el ritmo que se esperaba y eso generó un declino de más del 7% en la producción de gas”. Y agregó: “Lo positivo y lo importante del Plan Gas, primero es un Presidente que en un mundo de incertidumbre da señales de certeza y previsibilidad, eso es muy importante. Segundo, es un plan de estímulo que nos va a permitir sustituir 18 mil millones de metros cúbicos en tres años, o 30 mil millones en cuatro años, lo cual no solo nos va a permitir ahorrar divisas, sino también que va a generar un ahorro fiscal. Además de que tenés 18 mil millones de metros cúbicos de gas argentino, hecho con trabajo argentino, con una cadena de valor con agregado de valor argentino”.

En cuanto a la producción del petróleo, señaló que “las malas decisiones sumadas a la crisis internacional” generaron un escenario como el actual. Pero destacó que “hoy hay una gran oportunidad para la exportación de petróleo” ya que “el mundo tiene que volver a consumir los niveles normales, hay una gran oportunidad para exportar, aunque tiene que haber un equilibrio porque necesitamos asegurar el abastecimiento del mercado interno”.

Cuestionando a la administración anterior, Martínez denunció que YPF “perdió el objetivo y el rol principal”, porque se apostó por “un abanico de negocios muy amplio”, lo que “generó que las cuentas de YPF no estén saneadas para nada”. Y agregó: “Ahora sigue siendo un jugador importantísimo, sigue siendo un actor protagónico en cuanto a la producción de petróleo y gas, y a partir de nuestras decisiones aquel se dedique a producir petróleo y gas le va a ir bien. Po supuesto que nos gustaría que esté en una mejor posición, seguramente podría hacer inversiones más ambiciosas si estuviera en una mejor posición”.

Respecto de Vaca Muerta, anticipó que “el cupo más grande del Plan Gas lo va a tener la cuenca neuquina”, por lo que hay “hay una gran oportunidad para colocar gas de Vaca Muerta” en Brasil, ante una caída de la producción boliviana. “En cambio en petróleo es más fácil colocarlo y exportarlo, están dadas todas las condiciones para que las productoras puedas exportar gran volumen de petróleo”, insistió.

Martínez también reivindicó la política de aumentar el subsidio para los consumidores hogareños de gas en garrafa y respecto de las tarifas de servicios explicó: “Vamos a un esquema en donde más allá de si descongela o no, nosotros vamos a tratar de hacer más eficiente el subsidio. Y la pandemia nos ha dejado herramientas para identificar de una manera más precisa la situación económica de cada uno. Ir a encontrar a esa persona que la está pasando muy mal y ahí ir a asistir con el subsidio. Porque de nada nos serviría intentar cobrar una tarifa a alguien que no la puede pagar. Por eso el IFE, las herramientas de Desarrollo Social, de ANSES y toda la información que tiene el Gobierno nos va a permitir hacer mucho más eficiente el subsidio”.

El funcionario también destacó las buenas relaciones con los gobernadores de las provincias petrolíferas y destacó la decisión del presidente Alberto Fernández de pasar la Secretaría de Energía a la órbita del Ministerio de Economía, porque eso permite “más agilidad a la toma de decisiones y le da un sentido más federal”. También remarcó la relación con los sindicatos del sector: “La importancia es crucial porque esos acuerdos tenían que ser a largo plazo, no podían ser conyunturales porque este esquema como el Plan Gas está pensado a mediano y largo plazo. Agradezco la responsabilidad de los trabajadores, que son tanto a más importantes que la industria, las pymes y las provincias. Esta tiene que ser una sinergia entre todos. Esto tiene que dar como resultado más puestos de trabajo y mejores condiciones a medida que podamos reactivar la producción”.