Pese a la circulación del Coronavirus, la Ciudad de Buenos Aires ya adelantó que no planea retroceder con la flexibilización de la cuarentena que encaró desde el mes pasado, lo que abre un conflicto con Provincia, que advierte complicaciones con el sistema sanitario si los contagios se incrementan.

El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, indicó que «mientras los porteños cumplan con la normativa, se continuará con la apertura. Iremos con mucha prudencia. Si bien los casos comenzaron a descender, todavía faltan los casos de hoy y mañana», manifestó el funcionario.

Consultado por las declaraciones del ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán -«los contagios van de CABA a Provincia»- Quirós se limitó a responder con los números sanitarios de la Ciudad. También sostuvo que «en el sector público, de las 450 camas tenemos el 65% ocupadas. En el sector privado, la última semana descendió la tasa de ocupación al 68%».

E hizo referencia a la reunión entre Larreta y Kicillof de este miércoles: «Cada dos semanas nos juntamos, compartimos la información y nos ponemos de acuerdo. Analizamos la probabilidad de las acciones en ambos lados de la Av. General Paz y acordamos en que la estrategia tiene que ser común, pero que las realidades demográficas y culturales son diferentes», concluyó.

En off, distintos legisladores porteños del oficialismo que recorren los barrios admiten ante Informe Político que la cuarentena perdió «consenso social», que no hay «margen para volver atrás»y que a esta altura es necesario continuar con el plan que ideó el jefe de Gobierno de la Ciudad.