Ese martes una decisión del presidente estadounidense Joe Biden permitió que las vacunas de Oxford AstraZeneca con materia prima elaborada en nuestro país se envase en su país, después de que se la previsión de llevar adelante el proceso en México se trabara por la falta de unos filtros producidos en los Estados Unidos.

Se anticipa que en dos semanas ya estarían listas para enviar unas 900 mil dosis envasadas con algunos de los componentes producidos en la planta de MABxience de provincia de Buenos Aires, que ahora serán fraccionadas y envasadas en el laboratorio Albany Molecular Research Inc. (AMRI), de Albuquerque (EEUU).

El laboratorio mexicano Liomont, que originalmente iba a envasar las vacunas, no pudo conseguir los necesarios filtros de vidrio con perforaciones microscópicas que se fabrican en Estados Unidos, que en la actualidad sostenían una exportación regulada por Donald Trump, que decidió impedir la venta al extranjero de productos considerados indispensables para la defensa de EEUU.

El laboratorio argentino finalmente envió a Estados Unidos los primeros dos lotes de producción, que habilitarían el envasado de 12 millones de vacunas, que luego serán distribuidos por América latina en el marco de un acuerdo con la Fundación Slim, que garantiza la distribución a los países de América latina con un costo de 4 dólares por unidad. De esta producción, 900 mil dosis serían para nuestro país.

Tras la decisión de Biden de levantar la prohibición de exportación de los filtros, después de una serie de gestiones diplomáticas tanto de México como de Argentina, el resto de la producción se fraccionará y envasará en México, desde donde comenzarán a llegar partidas en el mes de mayo, según se anticipó, y se anticipa un arribo de tres millones de vacunas por mes.