Sesión – Sandro El Castillo de Sandro es Sitio de Interés Cultural

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declaró Sitio de Interés Cultural a «El Castillo de Sandro» que se encuentra en la avenida Pavón N° 3.939, casi esquina Virrey Liniers -Comuna 3, donde se colocará una placa de bronce, según dispuso una resolución aprobada hoy. La iniciativa del diputado Omar Abboud (VJ) tuvo despacho de la Comisión de Cultura.

Los biógrafos del cantante Roberto Sánchez, conocido como “Sandro de América” relatan que en 1979 recorriendo ese sector vió la luna llena posada sobre una casona antigua e imaginó un espacio donde materializar su arte. Al año siguiente compró la antigua casa, la hizo demoler y diseñó personalmente el “castillo” que hizo construir. Localizado en el barrio de Boedo fue sede de su discográfica, lugar de sus ensayos, oficina personal y de su representante Aldo Aresi.

Se trata de un edificio de 850 m2 cubiertos, desarrollado en dos plantas, con desniveles y vitraux. Está rematado con una torre almenada y aberturas ojivales, una mezcla de estilos moriscos y españoles que le dan el aspecto de castillo. La última vez que lo habitó Sandro fue en el año 2003 cuando realizó los ensayos y grabaciones de “El hombre de la rosa”.

Roberto Sánchez publicó 52 discos y vendió al menos ocho millones de copias. Su tema “Tengo” fue considerado por la revista Rolling Stone y la cadena televisiva MTV como el N° 15 entre los 100 mejores temas del rock argentino. Actuó en 16 películas y fue el primer latinoamericano en cantar en el Madison Square Garden. En 2005 recibió un Grammy Latino. Su historia también se vincula con la industria del disco en su etapa formativa en toda América Latina, en los años 60.

Nació el 19 de agosto de 1945 en la Ciudad de Buenos Aires. Durante su niñez y adolescencia vivió en Valentín Alsina y más tarde compró una residencia en Banfield, ambas localidades bonaerenses. Su abuelo paterno de apellido Popadópulos, era de origen húngaro, pero al migrar a España lo cambió a Rivadullas. Como pertenecía al pueblo Rom su nieto recibió el apodo de “El Gitano”. Cuando nació, sus padres quisieron llamarlo Sandro, pero como en ese momento no era un nombre permitido por el Registro Civil, lo llamaron Roberto.

Reconocimiento a proyecto archivístico

El “Archivo biográfico familiar de Abuelas de Plaza de Mayo» dado su aporte trascendental en la reconstrucción de las historias familiares de las y los nietos restituidos/as por dicha organización fue declarado de interés para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos.

La iniciativa presentada por la legisladora Victoria Montenegro y sus pares AndradeSantoro y Tomada (UC) fue despachado al Pleno por la Comisión de Derechos Humanos, Garantías y Antidiscriminación.

Después del año 1998 las acciones de trabajo se coordinaron mediante un convenio entre la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires y la Asociación Civil Abuelas de Plaza de Mayo. La finalidad del proyecto, que continúa hasta hoy, es reconstruir las historias de vida de las madres y los padres de las y los nietos restituidos por la Asociación y hacer posible que las víctimas restituidas del Plan Sistemático de Apropiación de Menores implementado por el terrorismo de Estado conozcan la cotidianidad de sus madres y padres: como pasaban el tiempo, a qué escuelas iban, quiénes eran sus amigos, cuáles eran sus platos favoritos, sus pasatiempos, sus compromisos políticos; la mayor cantidad de detalles que no sólo les permita conocer a sus madres y padres sino que también los/as acerque a  encontrar puntos de identificación para poder rearmar su identidad una vez que el delito de apropiación sea resuelto.

«Para la titánica tarea, el equipo encargado ha recorrido el país a lo largo y a lo ancho de su extensión, ha relevado ciento de entrevistas y ha reconstruido cientos de historias que posibilitan en particular a las y los nietos restituidos pero también a la sociedad en su conjunto a estar más cerca de la verdad y comprender nuestra historia reciente» destacan los fundamentos sobre el repositorio que se encuentra en Virrey Cevallos N° 592 – Comuna 1.

Casa Vestíbulo integra Patrimonio Cultural

Se aprobó en segunda lectura la ley que reconoce como bien integrante del Patrimonio Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al inmueble ubicado en la calle Ombú N° 2.994 del barrio de Palermo – Comuna 14, por su destacable valor urbanístico y arquitectónico. Puede definirse como «Casa Vestíbulo» y su lenguaje expresivo encuadrarse dentro del eclecticismo. En términos generales presenta un importante grado de autenticidad.

Por otra parte se destaca su estado de conservación, reconociéndose numerosos elementos ornamentales, detalles de construcción y materialidad que marcan la calidad arquitectónica del diseño original. Los legisladores Maximiliano FerraroClaudio Cingolani, Cecilia Ferrero y Hernán Reyes (VJ) son autores del proyecto.

Legado del artista plástico Páez Vilaró

El Bar «Rey de Copas», sito en la calle Gorriti 5.176 -Comuna 14, fue declarado Sitio de Interés Cultural de la Ciudad de Buenos Aires y en el local se colocará una placa alusiva.

«El lugar se propone mantener vivos el legado de un gran artista como Carlos Páez Vilaró, y seguir enriqueciendo el espacio a partir de la intervención de su hijo Sebastián, sumando el aporte e integración de los nuevos artistas, quienes contribuyen al crecimiento del espacio, inspirados en la obra de Carlos. Hubo un» Rey de Copas» que nació en Casapueblo, Uruguay, también un bar» afirman los fundamentos del despacho de la Comisión de Cultura a parti de un expediente presentado por la diputada María Rosa Muiños (BP).

Club Social y Deportivo Franja de Oro

El «Club Social y Deportivo Franja de Oro» que se encuentra en la avenida Amancio Alcorta N° 3.950/60 y N° 4.007 – Comuna 4, fue declarado Sitio de Interés Cultural de la Ciudad de Buenos Aires y a tal efecto se descubrirá una placa en la sede central de la institución. El expediente iniciado por los diputados María Patricia Vischi y Marcelo Alejandro Guouman (Ev) tuvo despacho de la Comisión de Cultura.
 
El 17 de enero de 1937 un grupo de adolescentes que se reunían en la esquina del barrio de Nueva Pompeya ubicada en Romero e Iriarte -actual Dr. Domingo Cabred- más precisamente en la puerta del almacén de Don Antonio Gandulfo -quien con los años fuera presidente del Club-, decidieron formar un equipo de fútbol para participar en los campeonatos que se organizaban en el barrio y barriadas vecinas. Los fundadores de este equipo fueron Cesar Mezzapesa, Raúl «El pesado» Pérez y Pedro Colavequia.

Ángela Romanazi de Mezzapesa, cedió su casa en el Pasaje Pelufo -hoy Arturo Beruti- 4.579 para realizar el primer baile y se hicieron en ese solar las primeras reuniones informales del Club que se fundaría más adelante. Se sumó a este proyecto la familia de Demecio Figueredo, cuya amplia casa de Romero 956, sirvió para continuar con los ya afamados bailes sociales. El 5 de junio de 1940 se constituyó formalmente el Club Social y Deportivo Franja de Oro y la primera sede se instaló en la calle Iriarte 4681, en la «sala» de la casa de propiedad de la familia Mesa. La entidad actualmente cuenta con 3.000 socios entre activos, cadetes y vitalicios.  

Casa natal de Sierva de Dios

Este jueves fue declarada Sitio de Interés Cultural de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la «Galería del Sol», sita en la calle Florida 860/8 -Comuna 1- y se dispuso la colocación de una placa con el texto: «Aquí nació la Sierva de Dios, Reverenda Hermana Martha María Sara Clara del Sagrado Corazón Pereyra Iraola R.S.C.J.». Los diputados Eduardo Antonio Santamarina, Claudio Gabriel Cingolani y Lía Rueda (VJ).

Martha Pereyra Iraola nació el 26 de agosto de 1913 en el hogar de Martín Pereyra Iraola y Esther Ayerza. Fue sexta hija de diez hermanos. En 1922 había fallecido su madre y con veinte años de edad dejó su casa en Florida 868 para vivir sus primeros años como religiosa primero en el colegio de Almagro y luego en el de Castelar donde fue maestra y, con el tiempo, ocupó diversos cargos. Años más tarde, con los cambios del Concilio Vaticano II, salió de la clausura, dejó el hábito, y partió a vivir entre los más pobres en barrios del Gran Buenos Aires y de otras provincias. Regresó a Almagro, donde vivió sus últimos años. Luego de un largo camino de servicio falleció en la comunidad de Almagro el 25 de agosto de 1998.

Deja un comentario