Debido al aumento de los casos positivos de coronavirus en Argentina, el Gobierno nacional decidió prorrogar la disposición para que los empleados del sector público trabajen desde sus casas por una semana más, hasta el 9 de abril.

La medida se había implementado desde el 29 hasta el 31 de mayo último, para disminuir la circulación de personas ante la suba repentina de contagios en medio de la pandemia y antes del feriado por las Pascuas.

En ese marco, y luego de cumplirse el plazo de la disposición, el Gobierno emitió esta mañana la extensión de la medida, a través de la Decisión Administrativa 303/2021, publicada en el Boletín Oficial.

De este modo, los empleados de las dependencias administrativas nacionales cumplirán hasta el viernes próximo las tareas de manera remota, a excepción de los trabajadores de la Anses y del PAMI, que deberán volver a trabajar desde las oficinas.

Hasta el momento, los únicos organismos que quedaban afuera de ese sistema de teletrabajo eran la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán” (ANLIS), la ANMAT y la Dirección Nacional de Migraciones.

También se excluyó de las labores remotas al personal del Registro Nacional de las Personas (RENAPER), las Fuerzas de Seguridad Federales, las Fuerzas Armadas y el Servicio Penitenciario Federal.

Por su parte, los empleados de salud y del sistema sanitario, el cuerpo de Guardaparques Nacionales y el Sistema Federal de Manejo del Fuego, tampoco abandonaron la presencialidad durante la semana pasada.

En este contexto, a partir de este lunes, a esta lista también se sumaron la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSeS) y el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (INSSJP), más conocido como PAMI.

Según explicó el Ejecutivo, estas dos nuevas excepciones se deben a “la cercanía que estas organizaciones tienen con personas que, en muchos casos, no se encuentran familiarizadas con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TICs)”.