PREMIOS KONEX 2018: INSTITUCIONES – COMUNIDAD – EMPRESA SE ENTREGARON LOS DIPLOMAS AL MÉRITO

La ceremonia de entrega de los Premios Konex-Diplomas al Mérito 2018: Instituciones-Comunidad-
Empresa a las 100 figuras más destacadas de la última década (2008-2017), se llevó a cabo el martes 11 de
septiembre en el Salón de Actos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.
El acto resultó una gran fiesta para los premiados y para todas las personas que asistieron. Se ha tratado de la
39º entrega de los Premios Konex y ha sido la 4º destinada a la actividad Instituciones-Comunidad-Empresa,
que anteriormente fue considerada en 1988, 1998 y 2008.

Todos los Premiados 

Adalberto Giavarini

 

Administradores Públicos

 

Alberto Abad y Miguel Ángel Pichetto

Alberto Abad

Ceferino Reato, Miguel Ángel Pichetto y Rosendo Fraga

Diplomáticos

Dirigentes Empresarios

Dirigentes Sociales

Dirigentes, Organizaciones y Iniciativas Sociales

Ejecutivos de la Industria

Ejecutivos del Comercio, de la Banca y Servicios

 

Empresa y Comunidad

Empresarios de Agronegocios

Empresarios de la Industria

Empresarios del Comercio, de la Banca y de los servicios

Empresarios Innovadores.

Empresarios Pyme.

Entidades Culturales

Entidades de Investigación científica y Tecnológica

Entidades de la Sociedad Civil

Entidades de Salud

Entidades Educaciones y de Formación Docente

Legisladores.

Luis Ovsejevich y Margarita Stolbizer

Luis Ovsejevich.

Magistrados

Todos los Premiado

Durante la ceremonia hicieron uso de la palabra el Dr. Luis Ovsejevich, Presidente de la Fundación Konex; el
Dr. Adalberto Rodríguez Giavarini, Presidente del Gran Jurado de los Premios Konex 2018 y el Dr. Alberto
Abad, en representación de los 100 premiados. (Se adjuntan discursos de Ovsejevich, Rodríguez Giavarini y
Abad a este comunicado)
La selección de las 100 figuras estuvo a cargo de un Gran Jurado presidido por el Dr. Adalberto Rodríguez
Giavarini e integrado por 20 personalidades. Todos han sido anteriores premiados Konex y se han auto-excluido
a ser premiados. (Se adjunta listado del Gran Jurado a este comunicado)
El sistema de elección consistió en designar quintetos de premiados por cada una de las 20 disciplinas de la
actividad Instituciones-Comunidad-Empresa. (Se adjunta listado de los premiados a este comunicado)

PRÓXIMA INSTANCIA
El Gran Jurado deberá seleccionar a una figura que ostente la trayectoria más significativa de cada uno de los 20
quintetos, quienes recibirán el Konex de Platino.
Entre los 20 Konex de Platino, el Gran Jurado elegirá al Konex de Brillante, máximo galardón que otorga la
Fundación Konex, quien se consagrará como la personalidad más destacada de la actividad Instituciones-
Comunidad-Empresa de la última década (2008-2017).
Asimismo el Gran Jurado, en uso de sus facultades, designó Konex de Honor, que se otorga a una
personalidad de sobresaliente relieve fallecida en la última década, a:
 Raúl Alfonsín
A su vez, premió con una Mención Especial a una destacada personalidad por su significativo aporte:
 Papa Francisco
La entrega de los Konex de Platino, el Konex de Brillante, el Konex de Honor y la Mención Especial, se realizará
en el Acto Culminatorio de los Premios Konex el martes 13 de noviembre de 2018 en el Salón de Actos de
la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

PALABRAS PRONUNCIADAS EL MARTES 11 DE SEPTIEMBRE DE 2018 POR EL PRESIDENTE DEL GRAN
JURADO,ADALBERTO RODRÍGUEZ GIAVARINI, CON MOTIVO DE LA ENTREGA DE LOS PREMIOS KONEX –
DIPLOMAS AL MÉRITO 2018: INSTITUCIONES – COMUNIDAD – EMPRESA

Buenas noches. En esta ocasión nos encontramos reunidos para premiar a aquellas instituciones y
personalidades afines a la actividad de Instituciones-Comunidad-Empresas que son merecidas de
reconocimiento por la labor hecha en estos 10 últimos años.

Deseo comenzar destacando, la importancia significativa de estos premios. No solamente por el
reconocimiento que han logrado consolidar a lo largo de estos 39 años, sino por el aporte simbólico que
han producido. Desde 1996, que tuve la suerte de ser parte de los Konex, mucha agua ha pasado bajo el
puente de nuestra república democrática. La mayor parte del tiempo, corrientes encrespadas han
azotado nuestra institucionalidad, que tanto nos costó construir y reconstruir desde aquel lejano
diciembre de 1983.Y en esto mares, a veces azarosos para la institucionalidad, se ha erguido un faro. Un
faro institucional que mucho ha ayudado a la consolidación democrática.  Hoy estamos dentro de ese
faro que es el Konex. Ustedes, Luis y su equipo, han creado un activo para el país ha cimentado
institucionalidad para la Nación.

Somos cada uno, en las pequeñas y grandes acciones diarias, los que contribuimos a la calidad
institucional. Y específicamente todos los que fueron distinguidos en estos premios nos han mostrado
distintas iniciativas de trasformación social: transformaciones para una economía más equitativa;
transformaciones en la inclusión social; transformaciones en la justicia, para que la justicia llegue a todos;
transformaciones interculturales, para que las culturas dialoguen; transformaciones en el desarrollo de
una ciudadanía que permite que la gente participe en la defensa de sus derechos.

Nuestro esfuerzo como sociedad debe seguir siendo la creación y consolidación de fortaleza institucional.
Necesitamos reglas de juego que enmarquen el proceso político y que condicionen el movimiento de los
actores. Es difícil pensar en instituciones fuertes y de calidad si a las mismas no se las dota de
transparencia, de mecanismos de rendiciones de cuenta. Los últimos sucesos, tanto a nivel internacional
como nacional, han generado expectativas sobre una mejora en la calidad institucional en el ámbito de la
justicia, de las empresas y de la política. No obstante, todavía quedan muchos desafíos a enfrentar.

Asimismo, deseo manifestar la necesidad de que la ciudadanía conozca y participe en defensa de sus
derechos, variables que se implican mutuamente. Fortalecer una cultura institucional es una
responsabilidad de todos. Frente al problema de la calidad institucional que enfrentamos como país, la
única forma de resolverlo es con una fuerte participación ciudadana, y para ello es necesario hacer
ciudadanía. Por tanto, el valor de estos premios es fundamental, ya que de esto mismo se tratan:
fomentar y fortalecer la ciudadanía.

Como ciudadanos tenemos una responsabilidad social. Esto implica, primero, una dimensión histórica, ya
que como ciudadanos tenemos una deuda social que nos desafía a evaluar críticamente nuestras
acciones para mejorar, es decir, hacer una reflexión del presente pero haciendo hincapié en el pasado.
Segundo, incluye una dimensión del presente, porque tener una actitud responsable nos obliga a asumir
el compromiso que tenemos cada uno con la sociedad. Tercero, y último, involucra una dimensión de
futuro relacionada con un “proyecto sugerente en común”. Nos debemos preguntar sobre qué queremos
como sociedad hacia el futuro, de forma tal que en ese futuro logremos un desarrollo integral del país
que incluya una sociedad más democrática e inclusiva. 

Cada una de las personalidades, instituciones o acciones que fueron premiadas en este tiempo son
iniciativas loables que debemos rescatar. Pero en su conjunto, son mucho más. Son piezas que van
consolidando una institucionalidad que sirve para que podamos trabajar juntos por la Argentina que
soñamos y en cual el faro de los Konex, nos guía.

Para finalizar, quiero decir que me siento muy honrado de haber formado parte nuevamente parte de
este Gran Jurado, esta vez como Presidente, y poder compartir esta tarea con figuras argentinas tan
prestigiosas. No me queda más que felicitar a todos los premiados, por todo lo que han contribuido y
contribuirán en la construcción de la Argentina.

PALABRAS PRONUNCIADAS EL MARTES 11 DE SEPTIEMBRE DE 2018 POR EL PREMIADOALBERTO ABAD
EN NOMBRE DE LOS 100 PREMIADOS, CON MOTIVO DE LA ENTREGA DE LOS PREMIOS KONEX –
DIPLOMAS AL MÉRITO 2018: INSTITUCIONES-COMUNIDAD-EMPRESA
Agradezco al Presidente de la Fundación Konex el haberme honrado con la posibilidad de decir unas
breves palabras en representación de las personas y organizaciones premiadas en el año 2018.
Creo que mis compañeros de premiación coincidirán conmigo en destacar aspectos centrales que
caracterizan el accionar de la Fundación: el respeto por la pluralidad exhibido en los procesos de
selección de los candidatos, el prestigio y objetividad de los jurados que participan en cada disciplina y la
eficacia de la organización en sus cometidos.
Si a esta enumeración le sumamos la persistencia en esta actividad, iniciada en los años 80, nos
encontramos frente a cuatro palabras clave: pluralidad, prestigio, eficacia y persistencia, que
virtuosamente combinadas entre sí, propician un fenómeno poco común en nuestra Argentina: la
institucionalización de una práctica social.
También creo que compartirán conmigo, mis colegas y seguramente los asistentes en general, que este
proceso, del cual hoy somos parte, nos ayuda a entender, a partir de la contundencia de los hechos,
cómo construcciones colectivas pensadas, diseñadas y ejecutadas “sin prisa pero sin pausa” se
constituyen en ejemplo para superar el desánimo social y para construir espacios permanentes que
sostienen y cultivan la preocupación por el interés general como finalidad central.
Es cierto que esta enseñanza convoca a toda la ciudadanía pero no podemos obviar, desde una visión que
pondere con equidad los distintos grados de responsabilidad, que los destinatarios directos del desafío
somos nosotros que, por distintas razones, formamos parte de las hoy cuestionadas dirigencias, no sólo
políticas, sino empresariales, sindicales, educacionales y religiosas.
Aquéllos que tenemos la posibilidad de ser oídos y de cambiar comportamientos propios y ajenos nos
debemos hacer cargo de nuestra responsabilidad central en la cotidiana construcción colectiva que exige
ser una Nación. Y ello no constituye o no debe constituir, un privilegio, sino una obligación basada en el
amor y el respeto a nuestra patria.
Asimismo, si levantamos la mirada, observamos cómo, en tiempos turbulentos, importantes mensajeros
de la posverdad, aprovechando el eclipse parcial de la construcción política, crean y magnifican temblores
globales y locales. Ante este estado de cosas, más que nunca, debemos persistir en la institucionalización
de las conductas personales y sociales.
Volviendo a los premiados, también siento que coincidimos en que el reconocimiento hoy recibido sólo
se legitima, si es asumido por cada uno de nosotros como una reafirmación de nuestro compromiso
personal con las instituciones a las que pertenecemos.
Esta, es una respuesta ineludible que no debemos olvidar, en particular, ante los dolorosos costos
sociales que los argentinos, fundamentalmente los que menos tienen, ya han pagado y siguen pagando
en exceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *