El 29 de julio de 1904 se inauguró esta obra, que parecía imposible cuando fue planificada: el
cable carril de Chilecito, ideado para extraer minerales desde lo alto del Cerro Famatina, se
ponía en marcha por primera vez. Para asombro y curiosidad de toda una provincia y de todo el
país, comenzaba allí a escribirse una historia llena de trabajo, anécdotas y emoción que continúa hasta nuestros días a través del turismo en la zona.

Hablar del Cable Carril y tratar de descubrir o reflejar algo que ya no se haya dicho es un poco
difícil, ya que es famoso por el “el más alto y largo del mundo”. Fue, sin dudas, la obra riojana
más emblemática del principio del siglo XX, – siglo de la vanguardización- y baluarte de la
ingeniería puesta a disposición de la explotación minera.
Las primeras cinco secciones fueron inauguradas el 29 de julio del año 1904, y su despliegue
total fue recién a finales del año 1905; incluso hasta enero de 1927, que se fueron modificando
y ampliado partes de la estructura.
Esta obra fue construida para la extracción de minerales de la mina La Mejicana, distante a
unos 35 kilómetros de lo que hoy es la estación N°1 del Cable Carril; lugar donde se encuentra
el Museo y que es uno de los sitios favoritos de los turistas. Allí se encuentran herramientas,
documentos y hasta uno de los teléfonos que se usaban entonces, producto de la primera
línea telefónica del interior del país.
Actualmente el cable carril es un símbolo del turismo en la provincia y es visitado por miles de
personas año a año. Al respecto, el Secretario de Turismo de La Rioja, José Rosa, destaca:
“Reconocernos en la historia a través de esta obra nos pone frente a un gran desafío, pero
sobre todo, mucho trabajo para continuar con la impronta de sostener y potenciar en el tiempo
lo que el Cable Carril significó, significa y significará para todos aquellos que amamos la
historia, el turismo y los lugares que construyeron y construyen nuestra identidad.”
Además, el funcionario remarcó que “el Gobernador Ricardo Quintela nos indicó desde que
asumimos nuestros cargos en el Ministerio de Turismo y Culturas y en la Secretaría de Turismo
que debemos continuar con el trabajo de revalorización de cada lugar de nuestra provincia que
genere visitantes, potenciando de esta manera las riquezas turísticas y culturales que guardan
tanta historia vital para el crecimiento, sobre todo en Chilecito, donde hay un gran equipo que
trabaja incansablemente”.
Lamentablemente debido a la pandemia del Covid 19 en la actualidad no se puede visitar; pero
cuando el turismo vuelva a la zona podrán realizarse las excursiones guiadas combinadas con
vehículos 4×4 y trekking, llegar hasta La Mejicana, en la estación 9, a más de 4.000 metros de
altura y donde aún están las construcciones de adobe y piedra que habitaban los obreros y los
rieles para la derivación de las vagonetas.
Algunos datos interesantes
En 1926 la obra se paralizó y el Cable Carril comenzó a transformarse en un atractivo turístico,
con recorridos y traslados de visitantes en las vagonetas, en lo que se transformó en el primer
registro de su uso para una actividad que no fuera la minera. De todas maneras, por seguridad,
ese circuito ya no se utiliza desde 1994, aunque sí siguen vigentes las visitas.

• En 1982 fue declarado Monumento Histórico Nacional.
• 262 torres, 140 km de cable y 10 millones de toneladas en tornillos, son algunos de los
datos que lo hacen único para la época de su construcción.
• 1600 operarios trabajaron en la construcción del cable, que sigue ostentando el título
del “más alto y largo del mundo”.

Para más información sobre visitas y la historia de esta monumental obra, ingresar
www.turismolarioja.gov.ar