El Director Comercial de Mostaza señala que la cercanía es uno de los pilares de su crecimiento y que el nuevo modelo de franquicias All-in-on les permitirá llegar a muchas plazas en el interior del país.

Leandro Castorani

Tiene bajo su responsabilidad el departamento de Marketing y el de Comercio y Producto. Desde el segundo fast food por cantidad de locales, Leandro Castorani revela los objetivos de crecimiento de la empresa para este año y las nuevas propuestas de producto.

¿Cuál fue la evolución que tuvo la actividad el año pasado?

Leandro Castorani: La categoría, al comienzo de la cuarentena, fue a cero nivel de actividad lo cual fue un desafío muy grande, porque ninguna empresa está preparada para no facturar. Luego empezamos a tener aperturas paulatinas; comenzamos con los deliverys, luego take away, después se fueron habilitando los aforos, en distintos porcentajes, pero también dentro de un contexto mixto, porque todas las provincias y todos los municipios tenían diferentes normativas. Tuvimos que adaptarnos a una realidad que cambiaba todos los días. Hoy no estamos todavía al cien por ciento de nuestras tiendas abiertas, en todos los formatos, y en todo su potencial.

¿Qué planes tienen en cuanto al desarrollo de producto?

Castorani: Ahora lanzamos una campaña de un producto que ya tenemos en nuestro menú, se llama Mega Boom, una hamburguesa que está bañada completamente en cheddar, es un producto muy joven, hay que comerlo con guantes, es toda una experiencia. Estamos próximos a lanzar una línea fresh, que apunta al público que no quiere comer una hamburguesa de carne o que busca un producto más liviano. Incluye una plataforma de ensalada, con muchas variantes, y una plataforma de tostados, que es un éxito.

¿Cuáles son los ejes del posicionamiento de Mostaza?

Castorani: Hoy Mostaza está posicionado como el segundo fast food de Argentina por cantidad de locales. Estamos buscando abrir en los próximos cinco años cien locales más; eso nos dejaría en la primera posición en términos de cobertura y de cantidad de locales. La pandemia nos ayudó a replantearnos cuál es el futuro de la empresa y de la categoría; nos pusimos a pensar cómo tiene que ser el local del mañana, entendiendo que los hábitos de consumo cambiaron; la gente pasa más tiempo en su casa, todas las aplicaciones digitales tienen un uso muy intensivo, por lo cual creemos que va a haber una menor permanencia en el punto de venta. Nos pusimos a trabajar en un modelo de negocio, y nació Mostaza All-in-one. Es un proyecto que busca locales más eficientes, con un nivel de inversión más bajo, lo que permite acceder a un nicho más amplio de posibles inversores, sin resignar calidad y posicionamiento. No es un formato low cost y tiene una gran variedad de servicios: Auto Mostaza –abierto las 24 hs-, Delivery, Take Away, atención via tótems de Digital Order –donde cada cliente podrá realizar su pedido con autogestión, o tendrá la posibilidad de realizar pedidos desde la app exclusiva de Mostaza y realizar el pick up de su orden. Además, en cada sucursal hay espacios de consumo tanto in store como outdoor. Hoy la gente, más allá del producto, busca también los servicios.

¿Hay competencia dentro de las apps de deliverys en exposición de acuerdo con la inversión?

Castorani: Las apps tienen modelos de inversión. Si una marca quisiera invertir en publicidad dentro de Pedidos Ya o de Rappi tienen la posibilidad de hacerlo. Pero nosotros apostamos más al crecimiento orgánico en las apps, y la verdad que nos ha ido muy bien. Hoy las apps de delivery representan en la empresa entre el 20% y el 25% de las ventas, con la pandemia ellas han mejorado mucho en calidad de experiencia y también hemos mejorado en conjunto. Son partners estratégicos. No tenemos exactamente el mismo menú en nuestro local que por delivery, porque queremos que la experiencia sea buena y no todos los productos se comportan de la misma manera en los dos canales. Más allá del entrenamiento del personal y al mejoramiento del sistema apostamos también a un diferencial muy grande en nuestro packaging, que está pensado para que el producto llegue de la mejor manera.

¿La cercanía es uno de los drivers más importantes de crecimiento?

Castorani: Sí, por eso gran parte de este proyecto de expansión está basado en la provincia de Buenos Aires y en el interior de país. Cuando uno ve la gran cantidad de localidades en la provincia de Buenos Aires que tienen más de 100.000 habitantes a la cual no llegó ninguno de los fast foods reconocidos a nivel nacional, nos encontramos con muchas plazas y eso nos da una oportunidad de expansión muy grande. Esta expansión está apoyada en términos geográficos, es una vertical muy grande.