Gregorio Dalbón, histórico abogado de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, destacó la importancia de las detenciones ordenadas este martes por el juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena en el marco de la causa que investiga el espionaje ilegal sobre decenas de políticos, sindicalistas y periodistas. Al respecto sostuvo: “Esto toca la puerta de Mauricio Macri”.

Luego de confirmarse la detención de 14 personas por orden de Villena, incluyendo a numerosos ex agentes de la AFI y a la ex titular de la oficina de Documentación Presidencial  durante el macrismo, Susana Martinengo, Dalbón manifestó: “Es muy increíble, importante, trascendental. Si bien uno lo esperaba, no lo esperaba tan pronto. Veremos cuántos se convertirán en arrepentidos. No tengo dudas de que se convertirán. Esto toca la puerta de Mauricio Macri”.

“Por algo está deteniendo el juez, porque la detención es la excepción y la libertad es la regla. Creo que en las próximas horas veremos otra detención por obstrucción de la justicia. Me refiero a Nieto”, anticipó el abogado en relación con el ex secretario personal de Macri, cuyos domicilios fueron allanados el viernes pasado, en el marco de la misma causa que investiga decenas de operativos de espionaje ilegal llevados adelante por órdenes de la Agencia Federal de Inteligencia bajo la gestión de Gustavo Arribas.

El caso, así como las denuncias judiciales presentadas por la nueva interventora de la AFI, Cristina Caamaño, se analiza en profundidad también en la Comisión Bicameral de seguimiento de los organismos de inteligencia presidida por el diputado Leopoldo Moreau, quien opinó sobre las detenciones de este martes: “Era un paso inevitable, no se trataba de un grupo de loquitos sueltos que habían llevado acciones de espionaje, es una organización estatal de espionaje. No puedo hablar sobre la causa judicial porque no la conozco, pero sí puedo decir lo que llevamos adelante en la comisión bicameral de inteligencia”.

“Lo que puedo afirmar es que estamos ante la red de espionaje estatal, la persecución más grande de Argentina, con la excepción de la dictadura. Y el Presidente tenía una responsabilidad en eso. Por la información que venimos recopilando no hay ninguna duda de la responsabilidad de Macri. ¿Quién podía tener interés en espiar a la hermana de Mauricio Macri si no él?”, concluyó.