Las estrategias electorales se adaptan a los medios y formas de comunicarse de los votantes que se busca captar. Ahora, además de los conocidos panfletos, afiches, pintadas, volantes, actos, discursos y entrevistas en diario, radio y televisión, se cuenta con una nueva vía, accesible y potente: las redes sociales. El desafío es, por un lado, adaptarse al nuevo canal pero, a la vez, no perder de vista las nociones básicas de la comunicación política tradicional. Gracias a su trabajo en el campo de la comunicación política digital, Damián Coll y Ariel Carrel hacen un aporte que permite pensar estrategias efectivas para usar las redes sociales en las campañas electorales. Su experiencia en posicionar candidatos, exponer propuestas, armar equipos e interactuar con asesores sirve de guía para moverse en la nueva era de la comunicación política a la que asistimos.

Damián Coll Estudió en la Escuela Superior de Comunicación Visual y en La Escuelita. Es diseñador gráfico, creativo publicitario y planner especializado en comunicación digital. Trabajó gestionando proyectos y liderando equipos para marcas nacionales e internacionales, como Mercedes-Benz, Intel, Allianz, Adecco, American Express, Santander Río, IBM, Lenovo y Unilever, entre otras; en importantes campañas electorales, como las del candidato presidencial Daniel Scioli y el actual senador nacional Omar Perotti, y para organismos públicos, como el Municipio de Comodoro Rivadavia y la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

ces tesista en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires. Integró grupos de investigación sobre análisis discursivo y trabajó en distintas áreas del campo de la comunicación: en cuentas políticas, para las campañas electorales de Daniel Scioli y Omar Perotti; en comunicación interna y externa de importantes empresas como Telefónica, Metrogas, Galicia Seguros, American Express y Artear, entre otras, y en comunicación institucional para el Municipio de Comodoro Rivadavia y la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.