El masivo cierre de distintos locales en la avenida Corrientes de la Ciudad de Buenos Aires genera cada vez más preocupación, en un contexto marcado por la pandemia del Coronavirus y la falta de asistencia de la gestión Larreta.

Este tema lo sigue de cerca Eugenio Casielles, el legislador de Consenso Federal, quien prosiguió con su visita a los diferentes rubros de la Av. Corrientes. Luego de haberse contactado con diversos negocios gastronómicos, se dirigió a otro de los sectores históricos de la zona: las librerías. Con la intención de agregar experiencias y propuestas por parte de este sector, mantuvo una reunión con dueños y empleados de diversas librerías, entre ellas Losada y Obel.

Sobre esto, Casielles indicó que «recorrer la calle Corrientes buscando libros es un plan casi tradicional para los porteños e incluso para visitantes de nuestra ciudad. Ver tantos comercios cerrados y a las propias librerías esforzándose para poder pagar el alquiler o el ABL es muy doloroso».

Eugenio Casielles busca con este tipo de visitas y reuniones sumar la mayor cantidad de diálogo y experiencias concretas de los comercios de la Av. Corrientes en la elaboración de un paquete de medidas de emergencia para evitar el cierre masivo de locales. El diputado expresó que «la presión y abandono que hay en calle Corrientes es descomunal. Es triste ver el cierre de locales históricos que recordamos desde nuestra infancia como Chiquilín, Pippo, La Paz, el Vesuvio. El cambio de la cultura de consumo de la sociedad provoca una menor circulación en la zona, y si no les damos una mano en este momento de dificultad, las persianas cerradas van a ser cada vez más».

También  explicó que la situación de Av. Corrientes lo impactó en lo personal hace varias semanas y puso manos a la obra inmediatamente. Indicó en esta línea que «el primer paso a la hora de buscar solucionar un problema concreto y particular, es ponerse en contacto con quienes lo enfrentan día a día». Partiendo de este punto de vista, Casielles visita restaurantes, librerías, comercios y teatros, con el objetivo de informarse de primera mano acerca de la situación. El Diputado sostiene que «la visión que tienen los porteños sobre las crisis que atraviesan es la más valiosa para poder enfrentarlas. Cualquier otra propuesta, sin cierto grado de experiencia concreta, puede no valer la pena».