Como en Ámsterdam, pero en Buenos Aires

El Van Koning Bar, el preferido de la colectividad holandesa en Buenos Aires, celebra sus primeros 20 años de vida en Las Cañitas.

Este emblemático y pionero bar de cervezas, ubicado en Báez 325, en el corazón del porteño barrio de Las Cañitas, acaba de cumplir 20 años. 

 

El bar fue fundado en noviembre de 1999 por un grupo de amigos que luego de un viaje a Ámsterdam, se enamoraron de la ciudad y de la mística de sus bares y quisieron replicarla en Buenos Aires. Es así como surge Van Koning Bar (Bar Del Rey, en neerlandés), como una apuesta en la escena local, a la primera cervecería en donde podés encontrar más de 10 variedades de cervezas importadas tiradas y otras tantas entre porrones y latas, para los amantes de las cervezas europeas. Tiene además la particularidad de ser el primer bar en el mundo, en vender Gin Tonic tirado. Eso viene de la mano de  la destilería Moretti, el emprendimiento de unos clientes y amigos del bar que realizaron el primer Gin latinoamericano, en ganar la medalla de bronce en Gran Bretaña brindado por la IWSC . 

En su carta de comidas, puede deleitar a su público con los clásicos «Bitterballen», una especie de snack tradicional de la cocina holandesa elaborada a base de osobuco, caldo de carne, harina y manteca, todo ello aliñado con perejil, sal y pimienta molida. Algunas recetas incluyen también curry en polvo o nuez moscada.  Dante Fazio, actual socio y propietario del bar, realiza el pan casero con el que sirven las exquisitas hamburguesas, (las que tienen las mejores criticas en el sitio TripAdvisor , dado que nadie queda exento de probarlas y repetir el menú cuando lo visitan nuevamente, (hay opción veggie para los que no comen carne). 

 

Además de su ambiente relajado, su luz tenue, los patios interiores o en la vereda, la propuesta de Van Koning Bar recrea sin dudas un auténtico bar holandés, pero nacido y criado en Buenos Aires. El primer miércoles de cada mes, la colectividad holandesa toma las instalaciones como propias y unas 150 personas interactúan entre ellos y locales para sentirse en su “casa” una vez más. 

El interior fue diseñado y decorado por el famoso artista Fernando Pugliese (entre otros el escultor que llevó a cabo la realización de Tierra Santa, la ambientación de varios pubs y restoranes  y esculturas varias en tamaño real), y fue quién llevo a cabo una escultura en tamaño real del mismísimo Van Gogh en el patio interno del bar.  También se puede encontrar un mural con una replica de su autorretrato más famoso.

Una particularidad de éste lugar, es que posee casi todas cervezas tiradas importadas. En estas 12 canillas encontramos, 2 cervezas de origen belga, 4 inglesas, 1 alemana, 1 de origen argentina (según los conocedores la mejor artesanal nacional, llamada Labrador), 1 chilena, una nacional de receta holandesa (la más clásica que nos remite a pensar en verde), y una clásica cerveza española que evoca a Galicia, y que en la serie La Casa de Papel, beben cada vez que brindan, y una canilla exclusiva de Gin Tonic (Buenos Aires Gin). 

La música que acompaña y que forma parte de este gran ambiente, es pop y rock a partir de los años 70s en adelante y sin dudas no defraudará junto al resto de la propuesta.

Deja un comentario