CADA VEZ MÁS BANCOS ESTÁ CAMBIANDO LA TECNOLOGÍA DE SUS TARJETAS. CÓMO FUNCIONAN AHORA.

Por miedo el contagio, cada vez más personas optan por no usar dinero papel para sus transacciones económicas, ya que es una fuente peligrosa para el virus. En este contexto, algunos optaron por lavar el dinero y otros incluso se los vio por las redes usando alcohol sobre las tarjetas de crédito, pero el resultado fue que se desmagnetizaron. Es decir, esos plásticos no sirvieron más. La buena noticia es que las herramientas ya existen, ya están aceitados los mecanismos tecnológicos que permiten el traspaso del dinero sin tener que usar dinero en efectivo o compartir la tarjeta.

Lo que es más, la tecnología que viene tomando fuerza para poder impulstar el pago con tarjeta es el «contactless». Ya son varios los bancos que están emitiendo sus nuevos plásticos con esta nueva función incorporada. Desde el banco Supervielle, el banco Macro hasta el Santander, el Galicia y el HSBC

Los «contactless payments» o pagos sin contacto son aquellos que pueden realizarse a través de sistemas que no requieren de contacto físico entre los dispositivos utilizados para ello (como tarjetas o dispositivos móviles) y las terminales punto de venta; es decir, basta con acercar el dispositivo a una terminal para que el cobro se efectúe.

¿Cómo funciona la tecnología?

En términos sencillos, los pagos «contacless» o «sin contacto» son operaciones de pago con tarjetas normales, sólo que no es necesario el contacto o la manipulación del plástico en alguna unidad de procesamiento de la información de pagos (como un POS). Esto es posible gracias a una tecnología llamada NFC (near field communication, en inglés, o lo que es lo mismo ‘comunicación de campo cercano’) que posibilita los pagos mediante identificación por radiofrecuencia. 

Usando estas tecnologías se crea un canal de comunicación entre la tarjeta y el sistema de cobranza y permite realizar transacciones que son, en principio, más rápidas y más seguras (especialmente en todo lo relacionado a duplicación o clonación de tarjetas). Sin embargo, un punto más «flojo» es que no necesitan verificación por PIN (contraseñas) por lo que es necesario tener cuidado de no perderla. Es por esto que algunas tarjetas eligen tener un tope de pagos sin preguntar por alguna contraseña.

La adopción crece a nivel global y, de hecho, un estudio reciente de Juniper Research, afirma que de cara al 2022, más de la mitad de las transacciones hechas desde lugares de pago electrónicos -fijos o portátiles- serán hechas vía sistema contactless. En Argentina ya existen más de 300.000 tarjetas con tecnología contactless emitidas, hay 115.000 terminales habilitadas en todo el país.

El pago con código QR es otra herramienta para no tener contacto con otra persona, sistema con el que Mercado Pago está fortaleciendo el vínculo con sus clientes. El escaneo del código habilita el envío del dinero de una cuenta a otra. Mercado Pago hizo sugerencias para sus clientes: «Recordamos a nuestros usuarios que pueden utilizar el teléfono celular directamente como una billetera digital. Desde la aplicación es posible recargar teléfonos celulares y tarjeta SUBE, así como pagar servicios del hogar escaneando el código de barras de la factura. También se pueden hacer transferencias entre personas, solicitar dinero y abonar compras con código QR en tiendas físicas».